¿Por qué es necesario un defensor del ciudadano u Ombudsman?

30 de enero de 2018

Si consideramos que proteger y defender los derechos y las libertades públicas que gozan las personas es fundamental, la creación de un Ombudsman o Defensor del ciudadano, no sólo es relevante, sino que también urgente y necesario.

defensor-del-pueblo

El 13 de diciembre de 2017 el Congreso despachó el proyecto de ley que crea la Defensoría de la Niñez.  Con lo anterior avanzamos en la creación de una entidad autónoma que protegerá y promoverá los derechos de niños, niñas y adolescentes. Constituye un paso fundamental en la modernización de la justicia y en la generación de un marco institucional que proteja y promueva los derechos humanos en nuestro país.

Rafael Rosell_Decano Derecho U. San SebastianSin embargo, todavía estamos al debe de otra institución fundamental que está llamada a proteger el ejercicio efectivo de los derechos esenciales consagrados en la Constitución.  La primera señal de avanzar en esta línea, la dio el presidente Aylwin intentando crear la denominada defensoría del Pueblo u Ombudsman, y casi todos los presidentes democráticos han continuado generando iniciativas sobre el tema, sin llegar a puerto. Todas han seguido el mismo destino, remitida por el ejecutivo sin urgencia se han terminado cayendo y durmiendo el “sueño de los justos” en el Congreso.

Debemos ser capaces de avanzar en la creación de un órgano público, autónomo e independiente, con rango constitucional, cuyo objetivo sea preservar los derechos y garantías de las personas y grupos excluidos.

¿Por qué es importante crear una institución como ésta? Primero porque es necesario avanzar en la protección efectiva y no solo declarativa de los derechos de las personas, y para eso como en casi todas las democracias avanzadas se han constituido un marco institucional que vele por esos derechos. Para ese objetivo debemos ser capaces de avanzar en la creación de un órgano público, autónomo e independiente, con rango constitucional, cuyo objetivo sea preservar los derechos y garantías de las personas y grupos excluidos frente a las actuaciones u omisiones abusivas, discriminatorias o acciones violatorias de los derechos humanos. de las autoridades y servicios de la administración del Estado, o de empresas que atienden necesidades públicas

Su misión no es examinar la legalidad de un acto sino el cumplimiento de la finalidad de las instituciones, al servicio de la persona humana a la cual se debe el Estado. En definitiva, mediar entre los ciudadanos y el Estado.

Si consideramos que proteger y defender los derechos y las libertades públicas que gozan las personas es fundamental, la creación de un Ombudsman o Defensor del ciudadano, no sólo es relevante, sino que también urgente y necesario.

¿Por qué en nuestro país ha costado tanto crearlo? Primero ha faltado voluntad, iniciativas ha habido muchas y declaraciones de intenciones también, pero lo cierto es que ningún proyecto se ha enviado con la urgencia requerida.

Si a eso le sumamos la desconfianza que genera una iniciativa como ésta, en otros organismos ya existentes, como la propia Cámara de Diputados que puede percibir a esta entidad como una amenaza que viene a quitarles protagonismo a las denuncias que ellos mismos realizan, podemos explicarnos por qué todos los intentos de avanzar en esta iniciativa han fracasado.

Pero si buscamos un bien superior y pretendemos ir recuperando la confianza en nuevas formas de convivencia. Si consideramos que proteger y defender los derechos y las libertades públicas que gozan las personas es fundamental, la creación de un Ombudsman o Defensor del ciudadano, no sólo es relevante, sino que también urgente y necesario.

Rafael Rosell Aiquel
Decano
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales

Vea la columna en El Dínamo.cl

Chat
Te llamamos
Hemos recibido tu solicitud, pronto te llamaremos

Solicitar llamada