¿Por qué estudiar Trabajo Social en la USS?

Chile ha experimentado un gran desarrollo económico y social en las últimas décadas. Esto lleva al desafío de velar por los principios de los derechos humanos y la justicia social para lograr que la sociedad continúe un desarrollo más justo.

El Trabajador Social debe ser un profesional con profunda vocación de servicio y orientado al logro del bien común. Es agente de cambios y mejoras en las relaciones humanas, interviniendo en la relación de las personas con su entorno, influyendo directamente en su calidad de vida. Su ámbito de acción ha ido evolucionando según las necesidades y problemáticas de la sociedad moderna.

La carrera de Trabajo Social de la Universidad San Sebastián, te prepara responsablemente para asumir esos desafíos. Cuenta con 21 años de experiencia y 19 generaciones de egresados. Serás formado en estrecha relación con la práctica, favoreciendo tu vinculación temprana al quehacer profesional desde primer año.

En lo disciplinar, adquirirás los conocimientos y destrezas necesarios para la realización de investigación en el área de las Ciencias Sociales, particularmente en intervención y políticas sociales.

Otras cosas que debieras saber sobre nosotros:

  • Realizarás prácticas guiadas en terreno desde los primeros años de la carrera, a cargo de docentes comprometidos que entienden al estudiante como el centro de la estrategia de aprendizaje.
  • Tendrás a tu disposición un cuerpo académico que está integrado por profesionales de excelencia, el 90 por ciento con estudios de postgrado, una vasta experiencia y con una sólida formación académica y profesional.
  • Existe una oferta permanente de programas de postgrado y educación continua: 2 diplomados, Programa Especial de Licenciatura y Programa de Magíster en Intervención Social.

 

Banner_Acreditaccion_nuevo(Trabajo-Social)

Perfil del Egresado

EI trabajador social de la Universidad San Sebastián egresa con una formación disciplinaria, con las competencias iniciales propias de la profesión en los campos tradicionales y emergentes, con capacidad de trabajo en equipo, de innovación y visión prospectiva, que le permiten aportar a la búsqueda de alternativas de transformación significativas para los actores sociales, sean estos individuos, grupos, organizaciones o colectivos, que estén en situaciones problemáticas.

En lo disciplinar, posee capacidad inicial de investigación, reflexión y sistematización permanente respecto a sus experiencias de intervención social, de manera que logra aportar al desarrollo intelectual del Trabajo Social. Además, cuenta con formación ética que valida la concepción del ser humano como centro del desarrollo social, respetando las diferentes realidades socioculturales, lo que le permite iniciarse en el campo laboral en forma pertinente a dichos contextos.