¿Por qué estudiar Derecho en la USS?

La evolución constante de la actividad humana, la complejidad de los procesos sociales, culturales y económicos, y el desarrollo permanente de nuestro país, nos plantean como desafío la formación de abogados con un alto nivel de respuesta frente a las problemáticas actuales.

En la Universidad San Sebastián estamos comprometidos con prepararte para estos desafíos, con las respuestas técnicas y humanas necesarias para hacer de nuestra sociedad un mundo más justo, y para desempeñarte innovadoramente frente a estas exigencias que el sistema demanda.

Como egresado de esta carrera en nuestra Universidad, serás capaz de efectuar diagnósticos, resolver conflictos y prestar asesoría para dar una solución alternativa a problemas jurídicos. Serás también un profesional altamente preparado para desarrollar una carrera judicial y con fuertes competencias para ser un destacado abogado litigante.

Otras cosas que debes saber sobre nosotros:

  • A partir de la oralidad de los procesos, adquirirás herramientas y habilidades en litigación. Tendrás asignaturas prácticas de redacción forense, negociación, mediación y destrezas de litigación.
  • Tendrás acceso a clínicas jurídicas donde trabajarás con casos reales, realizando de esta manera un aporte transversal a la justicia a través de nuestra Universidad.
  • La Universidad San Sebastián creó el Instituto de Estudios Jurídicos, IDEJ, unidad de la Facultad a cargo de programas de postgrado y desarrollo de investigación jurídica.
  • Debido a la gran preferencia de los jóvenes por estudiar Derecho en nuestra Universidad, nos hemos transformado en la 6ta Escuela más grande del país y 4ta entre las privadas, según el Informe Índices 2014 del Consejo Nacional de Educación (CNED).
  • Como Facultad trabajamos con la Gerencia de Sistemas y Procesos para fortalecer el Derecho de las Nuevas Tecnologías.

 

 

facultad-de-derecho-USS

Perfil del Egresado

El Licenciado en Ciencias Jurídicas de la Universidad San Sebastián es capaz de efectuar un diagnóstico jurídico, gestionar conflictos, resolver controversias de la misma naturaleza y prestar asesoría no adversarial.

Identifica una situación o conflicto y establece si tiene relevancia jurídica. Selecciona e implementa la vía de solución adecuada para el problema que plantee su cliente o usuario, defendiéndolo en el ámbito judicial o extrajudicial.

Absuelve sus consultas y negocia por él en resguardo de sus intereses, preparando, redactando y analizando documentos y actos jurídicos en el contexto de asesorías legales; y emite una decisión para dirimir.

Junto con ello actualiza sus conocimientos de manera continua, trabaja individualmente o en equipo con juristas u operadores de otras áreas del saber, y actúa con honestidad, empatía y rigor, guiado por las normas de ética profesional, libre de prejuicios y discriminación arbitraria, y siempre dentro del marco de la Constitución y las leyes.