Carrera de Derecho USS recibe acreditación por 5 años

04 de abril de 2017

Programa se imparte en las sedes de Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Montt, y destaca por la articulación de sus planes de estudios y el amplio sentido ético que se entrega a sus alumnos.

derecho-tribunal-alumna-001

La carrera de Derecho de la Universidad San Sebastián recibió una acreditación por 5 años de parte de la ADC Agencia Acreditadora, certificación que se extiende hasta el año 2021, consolidando el crecimiento de la carrera en cuanto a calidad académica, vinculación con el medio y compromiso con las comunidades, entre otros atributos.

rrosellPara el decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Rafael Rosell, estos 5 años de acreditación reconocen el aporte de la carrera hacia la sociedad: “nuestros estudiantes demuestran su sentido de solidaridad hacia la comunidad que los rodea por medios de acciones como las clínicas jurídicas y la extensión. En definitiva, nuestro norte es tratar de llevar el Derecho a todas las personas”.

El decano agrega que ha sido importante “la profundización en nuestro trabajo de investigación, que crece año a año, y también la internacionalización”. De hecho, añade, “hemos generado alianzas virtuosas con instituciones tan importantes como la Universidad de Alcalá en España, con la que estamos dictando en conjunto un Magíster de Derechos Humanos y Democracia en Iberoamérica, o con la Escuela Nacional de Administración Pública de Rumania, con la cual ganamos un proyecto Erasmus Plus que presentamos a la Unión Europea, lo que ha permitido que actualmente dos estudiantes de la Facultad estén en ese país cursando un semestre”.

Capital humano

Más allá de los ámbitos académicos y de gestión reconocidos por los pares acreditadores, Rafael Rosell cree que uno de los aspectos fundamentales para el crecimiento de la Facultad dice relación con las relaciones humanas, en virtud que “hay una gran cercanía de nuestros profesores y autoridades con los estudiantes, un trabajo en equipo permanente y el sentirnos todos parte de una misma comunidad”, resalta.

En esa dirección, una de las principales orientaciones de la carrera es transmitir y forjar en el futuro abogado de la USS “un alto sentido ético y social que, a mi juicio, es lo más importante para cualquier abogado. Fomentamos el alto nivel técnico y una mirada del derecho que hace énfasis en la solución alternativa de los conflictos y que busca la paz social”.

Otro de los aspectos que ha resultado fundamental en este logro es la ecualización de los planes de estudios. Es que la carrera se imparte paralelamente en las ciudades de Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Montt, lo que implica otorgar las mismas oportunidades y enseñanza de calidad en todas las sedes. “Esa no es tarea fácil, pero hemos aprendido a mantener la misma calidad y, de esta manera, cualquiera de nuestros estudiantes puede trasladarse de una sede a otra para continuar sus estudios si tuviese alguna necesidad”, ejemplifica.

Para lograr este objetivo, “tenemos nuestras evaluaciones transversales, que se administran el mismo día, a la misma hora y en la misma asignatura en todas las sedes, lo que nos permite apreciar cómo se encuentran nuestros estudiantes y sus profesores. Por supuesto, los programas de asignatura y la matriz curricular son únicos”, explica el decano.

Sobre los desafíos más importantes que afrontará la Facultad en estos 5 años, Rafael Rosell plantea que son variados, pero todos con foco en los estudiantes, “como el fortalecimiento de la enseñanza clínica del derecho, avanzar en la internacionalización como aporte a la calidad y trabajos colaborativos de investigación”.

También plantea como metas “crear nuestro Doctorado en Derecho; crear la clínica de interés público; profundizar nuestro contacto con los egresados, generando redes entre los estudiantes y los que se encuentran en el mundo laboral; ampliar nuestra labor solidaria con la comunidad, a través de asesorías y prestaciones jurídicas gratuitas en conjunto con municipios. En resumen, ser un aporte real a Chile con profesionales de alto nivel y sentido ético”, finaliza el decano Rafael Rosell.