La historia del kinesiólogo que logró superar los límites

05 de diciembre de 2016

Una enfermedad catastrófica cambió la vida de Sebastián Nuñez, pero eso no impidió cumplir sus metas: estudiar una carrera de Salud y ser un deportista. “Podemos vivir con miedo, pero nunca con miedo al cambio”, dice.

Sebastián Núñez es kinesiólogo, charlista motivacional, deportista, seleccionado de handball, competidor internacional de crossfit, y actualmente se encuentra entrenando mountain bike. Todas estas actividades las realiza pese a que le falta una de sus piernas, lo que no ha sido un impedimento.

A la corta edad de 14 años y faltando para dos días para Navidad, Sebastián tuvo que enfrentar la amputación de su pierna izquierda producto de un cáncer de fémur. Hasta entonces era seleccionado nacional de lucha olímpica y jugaba fútbol juvenil.

Todo esto pudo haberlo destruido, pero no fue así: gracias a su fuerza interior y el apoyo de su familia, se rehabilitó en el Instituto Teletón donde conoció la labor de los kinesiólogos, profesión que posteriormente eligió estudiar, convencido de que quería ayudar a personas en su misma situación, para que tuvieran un terapeuta que los entendiera y supiera lo que sentían.

Nadie sufre más que otro en esta vida. A diario tenemos miedo a distintas situaciones y de la misma forma sufrimos cambios de los que no siempre tenemos control. Entonces podemos vivir con miedos y cambios, pero nunca con miedo al cambio“, asegura este joven que no se quedó sólo en la rehabilitación funcional.

Sebastián quiso continuar siendo deportista. Así, formó parte de la Selección de Handball adaptado, deporte que practica en la actualidad y en el que ha obtenido importantes logros. Pero su interés no se quedó ahí, también quiso hacer crossfit, deporte con el que incluso viajó a representar a nuestro país en Estados Unidos. Y su inquietud hoy lo tiene entrenándose para competir en MTB, Mountain Bike adaptado.

Profesional adaptado

La historia de Sebastián Nuñez va más allá del deporte. Mientras se rehabilitaba en el Instituto Teletón y los kinesiólogos le instaban a no darse por vencido, a dar un paso más, a caminar un par de metros, el dolor y el esfuerzo le hacían pensar que sus terapeutas no podían sentir lo que eso significaba física y emocionalmente para él. Entonces supo que esa sería su vocación y su profesión.

Cuando llegó a la Universidad San Sebastián preguntó si había algún impedimento para que el fuera kinesiólogo y ante la respuesta de que todo dependería de su esfuerzo académico, Sebastián se matriculó. Y como todo estudiante universitario tuvo días buenos y malos, ramos que se le hicieron más difíciles y otros que fueron menos traumáticos. Jamás sintió una consideración distinta por su discapacidad y tampoco la pidió. Fue un estudiante más y logró su título para el orgullo de sus padres y el personal, así como para la admiración de sus pares.

Y una vez como kinesiólogo titulado y deportista consagrado, Sebastián Nuñez quiso ser emprendedor. Así junto a Héctor Arriagada, a quien conoció en la selección de Handball adaptado, fundaron Iron Will Chile, “somos un grupo de profesionales y deportistas de alto nivel que se inspiraron en sus propias experiencias personales para desarrollar y crear instancias de aprendizaje, mezclando técnicas propias del deporte con otras del ámbito de la psicología porque creemos que desarrollando una “voluntad de acero”, las personas son capaces de lograr un máximo desempeño en su área de interés”.

De esta forma, a través de su empresa realiza capacitaciones, charlas motivacionales, gestión de eventos deportivos, publicaciones, asesorías, coaching y seminarios. Y su historia no termina aquí, porque él cree que hay un mundo de oportunidades que sólo él puede aprovechar.

Charla en la U. San Sebastián

Pudimos conocer la historia de Sebastián en la charla para los estudiantes de primer, segundo y tercer año de kinesiología de la Universidad San Sebastián, que él mismo dictó.

El año académico está por terminar, muchos ya saben si han aprobado sus ramos o no, es evidente que varios están presentes porque es parte de la asistencia a una cátedra, algunos tienen cara de sueño y otros parecen no estar muy interesados en lo que iba a pasar.

Al terminar la charla, algunos están muy emocionados, otros están pensativos. Lo único claro es que después de escuchar a Sebastián Nuñez, kinesiólogo, charlista motivacional, deportista, seleccionado de handball, competidor internacional de crossfit y mountain bike, y amputado de su extremidad inferior izquierda; ya no son los mismos.