La alimentación estival debe ser saludable

14 de noviembre de 2017

Una de las formas de mantener una buena nutrición de los mayores durante los meses de verano, es a través del consumo de frutas y verduras.

frutas y agua

Durante la época estival, es fundamental mantener una alimentación saludable, evitando caer en excesos y desequilibrios. La académica de Nutrición y Dietética de la Universidad San Sebastián, sede Valdivia, Carolina Hube, señala que cuando esto ocurre, a quienes debemos prestar mayor importancia es a los adultos mayores.

carolina-hube“La clave no está en comer menos, pero sí en seguir una dieta equilibrada y sobre todo, enfatizando en aumentar el aporte de líquidos. Deben llevar una dieta distinta de la que normalmente siguen, ya que las diferentes condiciones climatológicas condicionan las necesidades energéticas y de nutrientes del organismo. Por ello, es recomendable preferir alimentos con menor aporte energético (frutas y veoduras), pero ricos en vitaminas, fibra, y sobre todo líquidos (agua), ya que de esta forma estamos ayudando a mantener o mejorar la hidratación”, señala Hube.

Las recomendaciones de la académica son:

Hidratación necesaria

aguaLos adultos mayores son especialmente sensibles a deshidratarse, porque normalmente tienen menor capacidad de sentir sed y toman menos líquidos. Es por esto que es trascendental mantener un adecuado balance hídrico, que es el equilibrio entre la cantidad total de líquido que entra y la que sale del organismo, para evitar la deshidratación. Este equilibrio debe aproximarse a los dos litros de líquido diarios.

Aumentar el consumo de frutas

vegetablesLa época estival es una excelente oportunidad para aprovechar los beneficios que nos entregan las frutas y verduras, naturalmente ricas en fibras, antioxidantes y vitaminas. Los expertos recomiendan aumentar el consumo de ellas y reducir la ingesta de productos ricos en grasas y altos en sodio. También en este punto es fundamental mencionar que se debe reforzar la importancia del lavado de las frutas y verduras, por los riesgos de cuadros gastrointestinales.

Control de las temperaturas

temperaturaLas enfermedades de transmisión Alimentaria (ETAS) se incrementan considerablemente con el aumento de las temperaturas, siendo las personas de la tercera edad las más vulnerables. Por eso es importante considerar los siguientes aspectos: no dejar los alimentos ya cocinados a temperatura ambiente; evitar que los alimentos queden crudos en su interior; almacenar los alimentos ya preparados a temperaturas de refrigeración (O a 5°C).

Actividad física

stretching-exercises (1)Uno de los mejores complementos de una alimentación balanceada es la actividad física, acorde a las posibilidades de cada persona. La Organización Mundial de la Salud recomienda que un adulto mayor de 65 años dedique como mínimo 150 minutos a la semana para realizar actividades físicas moderadas aeróbicas o una actividad vigorosa durante 75 minutos, o una combinación que sea equivalente y que debe durar como mínimo 10 minutos.