Hidratación: factor clave para la salud especialmente en verano

09 de febrero de 2018

La hidratación con agua es fundamental para los procesos fisiológicos de digestión, absorción y eliminación de desechos metabólicos. Además, es medio de transporte de nutrientes y es factor en el mantenimiento de la temperatura corporal.

hidratacion

Las altas temperaturas propias de estos meses generan diversas molestias, entre ellas, la deshidratación. En el caso de que sea severa, implica la pérdida de un 10% del peso y graves consecuencias. Frente a este panorama, el mejor consejo es beber agua pura. La nutricionista Carla Cornejo, magíster en Nutrición Humana, explica que el agua es un nutriente esencial para la vida y constituye entre el 55 y y 60% del peso de un adulto. Aunque, aclara, esta composición varía dependiendo de la edad, sexo y composición corporal (masa grasa y masa libre de grasa).

Carla-CornejoLa académica de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad San Sebastián, sede Concepción, explica que el ser humano obtiene agua de tres fuentes principales: el agua que se ingiere, que es alrededor de un 70 a 80%; el agua intrínseca de los alimentos, correspondiente entre un 20 y un 30%; y el agua metabólica, procedente de proteínas, azúcares y grasas, correspondiente a 250-350 ml. al día.

“La hidratación con agua es fundamental para los procesos fisiológicos de digestión, absorción y eliminación de desechos metabólicos. Además, es medio de transporte de nutrientes y es factor en el mantenimiento de la temperatura corporal”, explica.

Agrega que se han descrito nuevos efectos beneficiosos del consumo de agua pura en la salud de las personas. “Se puede utilizar para el reflujo gastroesofágico; existe una relación entre el consumo de agua como tratamiento y su efecto en el vaciamiento gástrico, disminuyendo la sintomatología. También, estudios asocian su consumo con la disminución de peso corporal“.

Atención a la sed

man-drinkingAdemás de varias otras señales debido al calor, las personas suelen aumentar los niveles de sed en estas jornadas calurosas. “La sed es el deseo de beber inducido por razones fisiológicas y conductuales, resultante de una deficiencia de agua que permite a las personas recuperar sus pérdidas de fluidos durante cortos períodos de tiempo”.

La sed puede aparecer con una pérdida de tan solo el 2% del peso corporal, especifica la académica de la USS. Más compleja que la sensación de sed es la deshidratación que se relaciona directamente con el incremento de la temperatura ambiental. Carla Cornejo dice que existe una clasificación: la deshidratación leve (pérdidas entre el 3 y 5% del peso corporal) que se asocia a cefaleas, irritabilidad, rendimiento físico y cognitivo deficiente tanto en niños como adultos; la severa (pérdidas mayores al 10% del peso corporal), que se asocia con problemas de salud graves como alteraciones renales, inmunológicas, gastrointestinales, además de generar confusión, delirio e incluso la muerte.

Las deshidrataciones superiores al 10% del peso corporal requieren asistencia médica. A partir de este punto, la temperatura del cuerpo aumenta rápidamente y a menudo conduce a la muerte, según explica.

Ocho vasos

drink-waterLa nutricionista comenta que se recomienda el consumo de bebidas con pocas o ninguna caloría que deben preferirse por sobre la ingesta de bebidas con mayor aporte calórico.

“Además, en temporada de verano, hay que incrementar el consumo por sobre la recomendación diaria”, plantea. En Chile, las guías alimentarias recomiendan consumir ocho vasos (200 ml. cada uno) de agua potable (sin aditivos) al día, pudiendo incorporar saborizantes naturales para incrementar el consumo; por ejemplo, menta, limón, naranja y jengibre, entre otros.

Ejercicio

joggingEn esta época de vacaciones y buen tiempo, muchos aprovechan de hacer ejercicios. Carla Cornejo recalca que es importante mantener una hidratación constante cada 15 minutos para evitar los efectos adversos (deshidratación). “Es importante reponer las pérdidas hídricas según el tipo de ejercicio. La ingesta de agua debe producirse antes que aparezca la sed, es decir, evitar llegar a esta sensación, porque cuando ya aparece nuestro estado de hidratación ya está disminuido”.

¿Un ejemplo? En una caminata al sol es necesario tomar un cuarto o medio vaso de agua cada 15 minutos. “En ejercicios intensos asociados a diferentes deportes o bien en competencias, la ingesta de agua es totalmente diferente: requiere el apoyo de un nutricionista especialista en deporte de alto rendimiento que evalúe las necesidades específicas”, plantea la académica USS.

Finalmente, recalca que para enfrentar la deshidratación lo mejor es tomar agua pura. “Para reducir la prevalencia de deshidratación los esfuerzos deben centrarse en aumentar el acceso al agua potable y la promoción del consumo de ésta en lugar de otras bebidas tales como bebidas azucaradas y zumos de fruta, dado que el agua es de bajo costo, no aporta calorías y no tiene efectos negativos sobre el peso y la salud”.

Artículo publicado en diario El Sur

Chat
Te llamamos
Hemos recibido tu solicitud, pronto te llamaremos

Solicitar llamada