Fenómeno en aumento: ¿qué es la cuarta edad?

07 de diciembre de 2017

Hasta hace poco el tradicional concepto “tercera edad” era considerado como parte de la definición de vejez y abarcaría aproximadamente entre los 60 y los 79 años, mientras que la cuarta edad es desde los 80 en adelante.

adulto-mayor

El envejecimiento es un fenómeno de aumento progresivo en el ámbito mundial, lineal, variable e inevitable. La menor tasa de nacimientos, junto a los avances médicos permiten que exista mayor cantidad de personas ancianas. El envejecimiento poblacional se puede evidenciar a través del cambio en la distribución por edades, y ha traído consigo la posibilidad de incorporar nuevos conceptos, como lo es la “cuarta edad”.

Carol_Saldias - copiaHasta hace poco la tradicional “tercera edad” era considerada como parte de la definición de vejez. Hoy en día se puede evidenciar que este término no sería sinónimo de vejez, si no que solo se refiere a una etapa específica del proceso de envejecimiento, en donde las personas son relativamente autónomas, activas y socialmente integradas. Tercera edad abarcaría aproximadamente entre los 60 a 79 años, y la cuarta edad va los 80 en adelante. En Chile, según la encuesta CASEN 2015, corresponde a la proporción de personas mayores que más aumentó durante los últimos años.

Se comete un error importante si se generaliza a los octogenarios desde una perspectiva negativa, como decadentes y dependientes, ya que la edad cronológica no se relaciona muchas veces con la edad biológica.

Uno definición aceptada de este proceso es: “periodo de edad sucesorio de la tercera edad, iniciado o los 80 años determinado por un descenso de capacidades físicas, mentales y orgánicas”. Según las perspectivas actuales del envejecimiento, caracterizan a esta etapa como un proceso finalista, marcado por las patologías crónicas, la dependencia y el aumento de atención médica junto con requerimientos sociales. La negatividad y el pesimismo determinan los puntos de vista teóricos de esta definición.

Cabe destacar que se comete un error importante si se generaliza a los octogenarios desde una perspectiva negativa, como decadentes y dependientes, ya que la edad cronológica no se relaciona muchas veces con la edad biológica, por lo que la dependencia que menciona el concepto respecto a este grupo etario, depende específicamente del curso de vida y de los factores protectores de envejecimiento que posea cada persona (actividad mental, bienestar físico, nutrición, etc.).

Por lo tanto, de acuerdo al acelerado envejecimiento que presentan ciertos países, y debido al aumento de la esperanza de vida como es el caso de nuestro país, tiene concordancia que ya no hablemos de la tercera edad refiriéndonos a los adultos mayores, sino que de una cuarta y por qué no …. una quinta edad.

Carol Saldías Solís
Académica de Kinesiología
Universidad San Sebastián

Vea la crónica en diario Austral de Valdivia