¿Conoces las patologías que pueden afectar tu voz?

15 de abril de 2019

Quienes utilizan su voz por periodos prolongados, están expuestos a padecer patologías vocales generando disfonía o afonía. Estas podrían considerarse como enfermedades laborales.

¿Conoces las patologías que pueden afectar tu voz?

Solo nos preocupamos de nuestra voz cuando quedamos afónicos tras cantar en un concierto, post karaoke, etc. Sin embargo, existen actividades que requieren un uso intensivo de ella, como cantantes, profesores, abogados, actores, telefonistas, educadoras de párvulos, secretarias y todos quienes dependan de ella para transmitir información, con un contenido simbólico y emocional en un contexto laboral. Ellos deberían monitorear su voz constantemente.

Amanda PeñaililloQuienes la utilizan por periodos prolongados, están expuestos a padecer patologías vocales generando disfonía o afonía; estas podrían considerarse como enfermedades laborales, que se encuentran cubiertas por la ley, permitiendo su evaluación y tratamiento. Existen factores de riesgo diferentes según cada actividad laboral, que no son necesariamente la causa de ella.

La voz profesional hace referencia a aquellas personas que recibieron un “entrenamiento vocal específico para desempeñarse laboralmente. Por otro lado, la voz ocupacional es aquella que, si bien no ha recibido un entrenamiento vocal específico, se requiere para trabajar.

Es importante considerar que la salud vocal es el estado que se caracteriza por el uso eficiente de la voz, es decir, cuando es capaz de lograr un efecto buscado con el mínimo gasto de recursos. Así, una persona con una adecuada salud vocal estaría habilitada para usar su voz en forma profesional u ocupacional.

Si usted la usa para trabajar y además presenta síntomas como cambios en la calidad, cansancio vocal, disfonías o sequedad, es importante que visite a un otorrino, quien lo evaluará para diagnosticar y derivar a un fonoaudiólogo.

Amanda Peñailillo Lizama
Académica de Fonoaudiología
Universidad San Sebastián

Vea la columna en La Estrella de Concepción