Alumnos de pedagogía en Educación General Básica participan en taller de pausa activa

07 de diciembre de 2017

A cargo de la expositora Susana Astudillo los profesores en formación aprendieron sobre la importancia que tiene esta actividad al interior del aula.

El estrés causado por la actividad laboral, muy común en la actualidad, es un punto a considerar especialmente en contextos de alta exigencia como lo son establecimientos educativos, puntualmente en la relación e interacción profesor – estudiantes. Cómo manejar sus niveles de estrés y favorece un contexto apropiado para lograr que el aprendizaje ocurra fueron algunas de las recomendaciones que la relatora y especialista en el tema, Susana Astudillo, entregó a los jóvenes una serie de recomendaciones en el marco del taller “entrando en el aula emocional” organizado por la carrera de Pedagogía General Básica de la USS.

De este modo, a través de diferentes actividades y ejercicios, es posible mejorar la atención, entrenar la memoria, activar motivación intrínseca, entre otros, lo que se traduce en la creación de un clima facilitador de aprendizajes significativos. En este contexto, la relatora y especialista en el tema, Susana Astudillo, abordó temáticas de relevancia, tales como las emociones y el aprendizaje; manejo del estrés y cómo potenciar la atención en las salas de clase; aprender a entrenar la memoria de trabajo para mejorar la comprensión lectora; y cómo activar la motivación a nivel cerebral, entre otras técnicas y recomendaciones.

¿Por qué realizar pausas activas? Porque al permanecer estáticos por mucho tiempo, los músculos y articulaciones acumulan desechos tóxicos que producen fatiga. Además, al estar sentado, el cansancio se concentra comúnmente en el cuello, los hombros y también en las piernas debido a la disminución del retorno venoso, lo que ocasiona calambres y dolores en las pantorrillas y pies.

Entre los principales beneficios de las pausas activas destacan la disminución del estrés y de la fatiga física-mental. Así también mejoran el desempeño laboral, liberan el estrés articular y muscular, además de favorecer la autoestima y capacidad de concentración, entre otros.