Esta es la historia de la creación de las tareas

10 de marzo de 2017

Con todos estos antecedentes, cabe preguntarse, ¿las tareas aún cumplen efectivamente su función?

TAREAS

La literatura ha señalado por años, que el realizar tareas en el hogar es muy beneficioso para el aprendizaje autónomo, generando el hábito del estudio, donde autores como Epstein & Van Voorhis, (2001) señalan que los estudiantes que realizan “homework” poseen resultados exitosos en su rendimiento académico, tal como menciona la directora del departamento de Pedagogía de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad San Sebastián, Ángela Guzmán Michellod.

Angela GuzmanCon el tiempo –describe– en nuestro sistema escolar chileno con la Reforma Educacional, se quiso incorporar el ámbito deportivo y artístico en el currículum, extendiendo la jornada e incorporando actividades como teatro, canto, pintura, talleres deportivos, yoga, etc., atendiendo a la integralidad del estudiante.

“Sin embargo, al pasar los años, esta realidad comenzó a cambiar a partir de las presiones que el mismo sistema educativo ha ido viviendo, principalmente por los sistemas de medición estandarizados como el SIMCE, PSU u otros”, menciona la académica.

Actualmente, los establecimientos educacionales han ido cambiando esa modalidad, eliminando las actividades artísticas y ampliando las áreas disciplinares como lenguaje y matemática, con “reforzamiento” o ensayos SIMCE, lo cual se suma al trabajo en el hogar.

Pero esto no es todo, porque existen otros cambios que también quedan en evidencia y no solo responden al sistema educativo chileno, pero que sí influyen sobre este. “Debemos considerar que las familias trabajan todo el día y el estudiante ya no tiene el apoyo de un tutor durante el día en casa, ya que los padres o familiares no llegan antes de las 19 horas”, recalca Guzmán Michellod.

Es que, tal como concluye, “realizar tareas en un horario vespertino o nocturno no es lo óptimo para el aprendizaje de un estudiante” y, asimismo, “el enviar o no tareas para el hogar es discutible” actualmente, considerando las variaciones en el contexto y la realidad de los chilenos con el paso de los años.