Enseñanza del inglés: hacia un Chile bilingüe

17 de julio de 2019

El aprendizaje de un segundo idioma se optimiza al garantizarse la inmersión en un contexto, por ejemplo, la estadía en el extranjero o contar con asignaturas comunes dictadas en el segundo idioma.

Hacia un Chile bilingüe

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, presentó hace unas semanas el nuevo Plan de Inglés denominado “English in English, cuyo objetivo es promover el uso del inglés en nuestras aulas.

Entre otras medidas, el plan pretende traer a profesores bilingües a las escuelas y liceos públicos para realizar capacitaciones a los docentes de inglés. Esto con el motivo de inspirar y enseñar a los docentes municipales a realizar sus clases utilizando el idioma inglés para su propia enseñanza, ya que el plan contempla que la mejor forma de aprender un segundo idioma es a través de la inmersión.

heather-nicole-bruyereLa ministra indica que este es el camino a un Chile bilingüe. El término “bilingüismo” tiene muchas interpretaciones. Por definición, bilingüe significa hablar dos idiomas con una fluidez y precisión prácticamente idénticas a las de un hablante nativo. Es verdad que la inmersión es clave en formar ciudadanos bilingües, sin embargo, no se puede considerar cuatro horas a la semana como un programa de inmersión. Para lograr dicha inmersión, los programas bilingües tradicionalmente parten desde la edad de los párvulos, dada la creencia que en la infancia se aprenden segundos idiomas de mejor manera. Sin embargo, esta popular afirmación, no es del todo correcta.

La edad del educando no es el factor que asegura el éxito. Además, los programas escolares chilenos no proveen suficientes horas de instrucción para asegurar una inmersión que cause un mayor impacto en el aprendizaje del idioma.

En realidad, el aprendizaje de un segundo idioma se optimiza al garantizarse la inmersión en un contexto (por ejemplo, la estadía en el extranjero o contar con asignaturas comunes dictadas en el segundo idioma). O sea, la edad del educando no es el factor que asegura el éxito. Además, los programas escolares chilenos no proveen suficientes horas de instrucción para asegurar una inmersión que cause un mayor impacto en el aprendizaje del idioma.

Por lo anterior, es importante considerar que esta inmersión en el proceso de enseñanza-aprendizaje es clave. En la Universidad San Sebastián formamos a los futuros docentes de inglés con una malla dictada en un 80% en este idioma. Además, instamos a los futuros profesores a enseñar inglés utilizando el segundo idioma como recurso principal.

En virtud de lo expuesto, el programa “English in English” resulta atractivo, sobretodo por el concepto de inmersión, pero aun así, hay otros factores que considerar si queremos lograr ser un país bilingüe, siendo el factor central el aumento de la cantidad de horas.

Heather Nicole Bruyere
Académica de Pedagogía Media en Inglés
Universidad San Sebastián, sede De la Patagonia

Vea la columna en El Llanquihue