Destacado historiador Sergio Villalobos recibió grado de Doctor Honoris Causa USS

28 de junio de 2017

Premio Nacional de Historia 1992 y profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Educación de la casa de estudios, recibió el máximo título honorífico Doctor Honoris Causa que entrega la Universidad San Sebastián.

La Universidad San Sebastián invistió con el Grado de Doctor Honoris Causa al destacado historiador, académico y Premio Nacional de Historia 1992, Sergio Villalobos Rivera, en reconocimiento a su vasta trayectoria académica y relevante contribución a la historia de Chile.

La solemne ceremonia fue encabezada por el profesor Hugo Lavados, rector del plantel y por el Dr. Rodrigo Fuentealba, decano de la Facultad de Ciencias de la Educación, unidad académica que postuló al profesor Villalobos a la máxima distinción que otorga la Universidad. En el contexto de la ceremonia, dictó su primera Clase Magistral investido con el Grado de Doctor Honoris Causa.

En la ocasión, el decano de la Facultad, Dr. Rodrigo Fuentealba, subrayó la destacada labor del profesor Villalobos en la formación de profesionales en el área de las humanidades y de la pedagogía, así como su trabajo como historiador.

“Cada sociedad ha visto nacer a sus referentes intelectuales, pero no todas han tenido la oportunidad o el ánimo para darle a conocer cuán importantes han sido para la concreción de lo que han llegado a ser como comunidad (…), la USS, a través de la Facultad, ha querido reconocer a uno de los más importantes intelectuales e historiadores de nuestro país”, dijo, ensalzando además su pensamiento que “ha animado a la academia por más de 60 años” y su escritura, destacándola como “una de las plumas más elegantes del medio académico”.

En su clase magistral, titulada La materia y el espíritu, Sergio Villalobos tomó ejemplos de la época de la Conquista, con el objetivo de intentar buscar una lección de hechos específicos, a través de Pedro de Valdivia y Alonso de Ercilla y Zúñiga: “en qué forma ellos representan la lucha entre la materia y elevarse a condiciones del espíritu, interpretación superior dirigida hacia el ser humano y también hacia la divinidad”, dijo el destacado académico.

“Uno dice ¿cómo un especialista en Historia de Chile puede abordar este tema? La verdad es que esos principios filosóficos de la historia tienen que entenderlos todos quienes estudian el pasado”, mencionó.

Asimismo, agregó que “la historia es vista como una disciplina extraña, para algunos atractivos, para otros más bien disgustante. La historia, sin embargo, creo yo que encierra en sí un mérito enorme: es una meditación sobre el hombre. No es una acumulación de datos, fechas, personajes; sino que es un discurrir sobre la trayectoria del ser humano y de nuestra historia. (…) La historia es una interpretación del ser humano a través del tiempo, de las etapas, es una lección que va quedando en nosotros”.