“Fue el primero que me dijo que confiaba en mí”: Cuando un profesor marca una vida

28 de diciembre de 2017

“Todos deberíamos tener un profesor así. La sociedad actual está centrada en resultados y muchas veces se olvida la parte humana”, dice Marcelo Araya, quien tuvo un profesor que impactó positivamente su vida.

profesor-educacion-basica-uss

No todos tenemos la suerte de recordar con cariño o admiración a nuestros profesores, pero sin duda que cuando uno de ellos marca una diferencia en tu vida, queda para siempre.

“La tía Mirna Cuevas, mi profesora de cuarto básico, me demostró que soy inteligente, capaz de muchas cosas y que me puedo destacar. Ella me exigía y esa exigencia era retribuida de mi parte porque quería hacerlo cada vez mejor”, cuenta Tamara Espinoza, quien estudió en Punta Arenas.

“Cuando hay un profesor que te llena, también te llena el colegio. Ya no es aburrido ir a clases, sino que tienes la motivación de ese profesor. Te dan ganas de hacer las tareas y participar en las actividades. El amor por el estudio te lo pueden inculcar fácilmente los profesores cuando hay vocación de por medio”, afirma desde su experiencia.

Marcelo Araya estudió en Santiago y tuvo una experiencia similar con su profesor de enseñanza básica: “El profesor Traslaviña me marcó porque fue el primero que me dijo abiertamente que confiaba en mí”.

“Siempre he pensado que en la formación es clave la confianza y, para mí, el punto de vista humano es esencial para crecer de manera significativa en aspectos más allá de lo netamente académico. Todos deberíamos tener un profesor así. La sociedad actual está centrada en resultados y muchas veces se olvida la parte humana”, asegura.

En Traiguén, Región de La Araucanía, Natalia Bunster, también tuvo un profesor que marcó su vida. “Yo tuve a la misma profesora jefe de primero a quinto año básico: la madamme Ximena Bustos. Le decíamos madamme Xi. Cada vez que voy a Traiguén, voy a verla con mis amigos del colegio. Marcó a toda nuestra generación. Nunca tuve una profe igual a ella”, describe.

“Todos debiéramos tener un profe que marque nuestras vidas y valorar esa entrega que hicieron por nosotros. En esa etapa de la vida, en que te formas como persona, es muy importante contar con alguien así”, dice.

Para la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Básica de la Universidad San Sebastián, Mariana Oyarzún, “la vocación es parte de la identidad profesional de un profesor, pues hace que uno tenga un impacto en los niños y hasta puedes cambiarle la vida. Con vocación, un profesor tiene intrínsecamente las ganas y la motivación necesaria para que enseñar sea más fácil y para ser un aporte importante en su formación; lo que se complementa con empatía y habilidades socioemocionales”.

Si te interesa estudiar Pedagogía en Educación Básica, te invitamos a postular y simular tus beneficios en la USS.

Chat
Te llamamos
Hemos recibido tu solicitud, pronto te llamaremos

Solicitar llamada