Fiestas Patrias: El riesgo de abusar de antiácidos y el Omeprazol

14 de septiembre de 2017

No solo se utilizan remedios caseros o yerbas medicinales para enfrentar los malestares propios de la ingesta abundante de comidas y bebidas. También se utilizan medicamentos, y el problema está en su mal uso y abuso sin prescripción médica.

900x600 antiacidos

El Omeprazol es un medicamento que generalmente se utiliza para el tratamiento de úlceras gástricas o reflujo gastroesofágico. “Es usado para evitar daños en la mucosa gástrica y su prescripción siempre debe ser realizada por un médico y no consumirlo si no existe un tratamiento específico”, explica Clarissa Gondim, académica de la carrera de Química y Farmacia de la Universidad San Sebastián.

clarisa 150x150La académica señala que lo que ocurre es que muchas personas alguna vez consumieron este medicamento con receta y después continúan utilizándolo supuestamente para aliviar malestares estomacales o lo ingieren antes para prevenir estos dolores, pero sin el control médico.

Y allí está precisamente el peligro. El uso prolongado de este medicamento sin supervisión médica puede causar “osteoporosis, además de problemas renales, como nefritis aguda. Su uso a corto plazo puede provocar cefaleas, estreñimiento y nauseas. También hay que tener mucho cuidado con las personas que toman varios fármacos y la interacción que estos tienen, especialmente en el caso de los antitrombóticos, señala la químico farmacéutica.

Gondim advierte que el Omeprazol recetado por un médico “generalmente se debe tomar 20 minutos antes de las comidas, para que pueda actuar y ejercer su efecto, aunque todo depende de la posología de la prescripción realizada por un facultativo”.

Los antiácidos

En el caso de los antiácidos, “su función es reducir los síntomas relacionados a la secreción ácida, como el dolor abdominal y sensación de ardor estomacal”, indica la profesional. Generalmente, se adquieren en farmacias ya sea en tabletas o como solventes en agua, para aliviar la pesadez estomacal.

“No son para prevenir sino para tratar la acidez. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado porque todos los medicamentos pueden provocar efectos adversos”, agrega la docente de la USS.

Estos pueden ser variados y dependen de la composición del antiácido que se está utilizando y “van desde estreñimiento, diarrea o náuseas, hasta meteorismo (gases) en el caso de los que contienen bicarbonato”. Por eso, advierte que el consumo de antiácidos debe ser ocasional y por un periodo corto de tiempo, acompañado de una alimentación saludable.