Automedicación: Los cuatro riesgos más peligrosos

06 de noviembre de 2017

“Me lo recomendó un familiar”, “lo vi en Internet”, “lo pedí en una farmacia” o lo “compré en una feria libre”, son las respuestas más usuales de las personas cuando se les pregunta cómo accedió a un determinado medicamento.

900x600automediacionfin1

La automedicación es una práctica habitual en la población chilena. Las personas tratan de mejorar su estado de salud pensando en una solución inmediata o alivio momentáneo mediante indicaciones que no son realizadas por un médico. Pero esa conducta tiene riesgos que pueden ser muy peligrosos, como presentar una reacción adversa (que puede ser grave); que el tratamiento sea ineficaz para su dolencia; enmascarar u ocultar la enfermedad que verdaderamente padece o empeorar su estado de salud.

clarissa-GondimClarissa Gondim, académica de la carrera de Química y Farmacia de la Facultad de Ciencia de la Universidad San Sebastián (USS), señala que la automedicación es muy riesgosa en todas las personas, pero particularmente en quienes “presentan enfermedades crónicas como hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca,  diabetes, insuficiencia renal e insuficiencia hepática”, entre otras patologías. Esto debido a que esas personas ya toman medicamentos diariamente que son prescritos por el médico, por lo tanto la mezcla con otros fármacos puede “empeorar su estado de salud o inhibir la efectividad de su tratamiento”, explica la experta.

Malos consejos

Clarissa Gondim explica que lo que le hizo bien a una persona no necesariamente tendrá el mismo efecto en otra. La académica indica que la gente que se automedica se guía por consejos de familiares o amigos, pero también se ve influenciada por lo que se conversa en las redes sociales e Internet. “Generalmente las personas utilizan referencias de quienes tomaron un medicamento y que les hizo bien pensando que le producirá el mismo efecto y a veces, lo único que logra es empeorar su estado de salud”, asevera la docente.

La académica agrega que muchos pacientes adquieren “analgésicos, como paracetamol y antinflamatorios como Ibuprofeno, ketoprofeno y diclofenaco y también antialérgicos como loratadina, desloratadina y clorfenamina”, pero advierte que “es importante no sobrepasar las dosis indicadas por el médico, ni siquiera combinar con otros medicamentos, porque se puede llegar a dosis tóxicas y reacciones adversas que pueden ser graves”, afirma la académica de la USS.

Puntualiza que ninguna sustancia es inocua e incluso aquellos productos que son de origen natural.

Dónde adquirir los remedios

La docente también pone de manifiesto que donde la gente no siempre consigue sus medicamentos en los lugares más aptos, como son las ferias libres, por ejemplo. Ello puede ser una situación peligrosa, por las condiciones de almacenamiento, exposición al medio ambiente y su fecha de caducidad.

Cuando el principio activo de un medicamento se degrada con la luz, se requiere almacenar protegido de ella, ya que de lo contrario el fármaco se inactiva”, dice la Químico Farmacéutica. Además hay que considerar que se puede tratar de medicamentos falsificados o reenvasados.