Vacaciones, una oportunidad para asumir tareas en el hogar

25 de enero de 2018

Para abordar los quehaceres domésticos y distribuirlos de forma equilibrada es bueno asignar tareas de temporada en que todos, dependiendo de sus posibilidades, tengan participación.

niña haciendo cama
Después de los estudios y terminada la celebración de las fiestas de fin de año, niños y adolescentes sólo piensan en disfrutar al máximo los días libres. Para ellos, las vacaciones son sinónimo de levantarse tarde, visitar amigos, ir al cine, viajar fuera de la ciudad y deleitarse con rica comida, pero sobre todo de desconectarse de las responsabilidades que forman parte de las rutinas habituales que existen en el colegio, universidad o en el trabajo.

Javiera HernándezSin embargo, estos meses de vacaciones son una gran oportunidad para que aprendan que la casa requiere trabajo, tiempo destinado a la limpieza y al orden, además de otras labores como las compras y la cocina. Incluso el verano es una buena ocasión para hacer cambios y decorar el hogar. Pero, lo cierto es que todas aquellas tareas no pueden estar a cargo sólo de una persona que se haga responsable, más aún si la familia pasa gran parte del verano en casa.

Es importante que los padres entiendan que no es necesario que sus hijos adolescentes estén todo el día y todos los días pendientes de las labores hogareñas, sino más bien colaborar para que haya una buena convivencia y adquieran hábitos que les servirán para toda la vida.

Para abordar los quehaceres domésticos y distribuirlos de forma equilibrada es bueno asignar tareas de temporada en que todos, dependiendo de sus posibilidades, tengan participación. Para lograr esta asignación de labores es importante planificar y hacer turnos para que así cada cual pueda también utilizar su tiempo libre en otras actividades. Es importante que los padres entiendan que no es necesario que sus hijos adolescentes estén todo el día y todos los días pendientes de las labores hogareñas, sino más bien colaborar para que haya una buena convivencia y adquieran hábitos que les servirán para toda la vida.

Los padres pueden motivar a sus hijos a colaborar de diversas formas con los quehaceres propios de mantener un hogar.

En el caso de los niños, se sugiere entregar pequeñas tareas domésticas que les permitan que se sientan protagonistas de la dinámica familiar. Para los adolescentes es muy importante que sean capaces de hacerse cargo de lo que utilizan y ser conscientes de las demandas hogareñas. No pueden esperar que todo se les dé hecho. En el caso de los adultos, también viven un proceso de aprendizaje en que deben compartir las tareas que son habituales o reorganizarlas con la finalidad de equilibrar la balanza para que todos contribuyan de forma protagónica.

No delegar es un error habitual. Es así que los padres pueden motivar a sus hijos a colaborar de diversas formas con los quehaceres propios de mantener un hogar, por ejemplo, a cambio de sumas pequeñas de dinero, permisos u otras maneras que sirvan para entusiasmarlos con el trabajo de la casa que suele verse como algo tedioso pero que, sin embargo, con creatividad resulta entretenido.

Javiera Hernández
Psicóloga y coordinadora de Formación Integral
Universidad San Sebastián, sede Concepción

Vea la columna en diario El Sur 

Chat
Te llamamos
Hemos recibido tu solicitud, pronto te llamaremos

Solicitar llamada