Droga en Chile: la influencia desde un liderazgo responsable

15 de abril de 2019

La libertad bien entendida es aquella que conlleva responsabilidad individual, donde cada uno de nuestros actos debe responder a la ley natural del ser humano.

Droga en Chile: la influencia desde un liderazgo responsable

El Presidente de la República ha comentado la realidad que vive el país sobre el incremento en el consumo de drogas, donde nuestros niños y adolescentes ocupan el primer lugar en el consumo de marihuana, cocaína, pasta base y tranquilizantes sin receta médica, entre los países de América.

Yonathan FuentealbaEsta realidad se hace presente también en el sur de Chile, con sectores donde la droga ha penetrado en poblaciones, colegios e instituciones de educación superior. Factor importante es que, por desconocimiento o apología, durante años se han tratado algunas drogas como no dañinas y que no producen consecuencias en nuestro organismo. Ejemplo de ello: la marihuana. Sin embargo, la evidencia científica demuestra lo contrario.

Del Plan Elige Vivir Sano para la prevención del consumo de drogas anunciado por el Presidente, quedó resonante en mi mente uno de los cuatro pilares: “Potenciar liderazgos sanos y positivos”. Una definición sucinta del liderazgo sería “la capacidad de influir sobre los demás”, por ende, el liderazgo se trata de influir en otras personas objetivos, ideas, sueños, pasiones, principios y valores que conlleven no solo a la consecución del objetivo común, sino también que complementen la integridad de las personas.

Debemos liderar con responsabilidad, impactando positivamente en la vida de las personas y estando al servicio de los demás.

Ahora bien, todos nosotros somos seres dotados de inteligencia y voluntad, por lo que creo firmemente en la libertad individual de las personas. Ellas son las que pavimentan y caminan por sus propios proyectos de vida; sin embargo, la libertad bien entendida es aquella que conlleva responsabilidad individual, donde cada uno de nuestros actos debe responder a la ley natural del ser humano. Es decir, libertad y responsabilidad son inseparables, no solo para el mismo individuo, sino que también para con la sociedad.

En relación a lo anterior, ¿es la libertad de los excesos y vicios una verdadera libertad? Si nuestra capacidad de influir sobre niños y jóvenes (y por qué no incluir adultos) no es responsable, entonces seremos autores de las consecuencias sociales de nuestras actuales y próximas generaciones.

Por ende, debemos liderar con responsabilidad, impactando positivamente en la vida de las personas y estando al servicio de los demás. Eso es lo que hacemos desde la Escuela de Liderazgo de la Universidad San Sebastián, en la cual formamos íntegramente a nuestros estudiantes, con valores y principios institucionales que impactan positivamente en sus vidas, entregando oportunidades para que no solo tengamos buenos profesionales, sino también buenas personas.

Yonathan Fuentealba Contreras
Director Escuela de Liderazgo
Universidad San Sebastián, sede De la Patagonia