Estudio USS evidenció cuántas personas están dispuestas a donar sus órganos en la región de Los Lagos

28 de junio de 2016

Seminario académico realizado en la Sede De la Patagonia dio a conocer los resultados de una encuesta de percepción sobre el tema, elaborada por el Centro de Estudios de la Universidad San Sebastián.  En la oportunidad, la funcionaria de la coordinadora de Formación Integral, Bernardita Celis, relató su experiencia de vida tras recibir un trasplante de páncreas-riñón. Además, se reflexionó sobre los principales mitos y prejuicios de la población a la hora de donar sus órganos.

 

Un clarificador encuentro sobre la donación y trasplante de órganos se desarrolló en el Aula Magna de la Universidad San Sebastián en Puerto Montt, lugar en el que se abordaron las principales interrogantes, problemáticas y aristas que conlleva el tema para la sociedad.

La actividad, abierta y gratuita para el público, contó con la participación de Dunia Roje, coordinadora nacional de Procuramiento de Órganos del Ministerio de Salud; Patricio Fuentes, coordinador de Procuramiento de Órganos en Puerto Montt y Fabián Riquelme, director nacional de Estudios de la Universidad San Sebastián. También estuvo presente, Bernardita Celis, funcionaria de la Casa de Estudios trasplantada de páncreas-riñón.

Esta temática está dentro de la línea formativa del compromiso ético y responsabilidad social, que es una línea que se desprende del Sello USS, de los valores institucionales. Es una temática muy interesante, porque no esta abordada a cabalidad en la educación, ni escolar ni superior y nosotros, que tenemos una gran matricula de estudiantes del área de la salud, fue muy bien recibida. Contamos con la colaboración del Ministerio de Salud para colaborar en esta temática. Es un tema que es necesario abordar con responsabilidad y desde la perspectiva del humanismo cristiano, enfoque de nuestro proyecto educativo”, precisó Marcela Beck, directora nacional de Formación Integral de la Universidad.

Cifras Regionales
En la oportunidad, Riquelme reveló los resultados de una encuesta que buscó medir la percepción y conocimiento que posee la Región de Los Lagos con respecto a la donación y trasplante de órganos propios y ajenos.

En efecto, de acuerdo a este estudio, se desprende que un 79% de los encuestados estaría dispuesto a donar sus órganos después de fallecido, mientras que un 17% argumentó razones de salud, temor y religión entre otras causas, para no donar sus órganos.

En el caso de los donantes, la principal motivación para su decisión se basa en el “ayudar a otros” y por que “en caso de necesitar un trasplante, sería positivo contar con un donante”.

Sobre la autorización de donar los órganos de un familiar cercano, se observó una baja en relación a la donación de órganos propios. En este ítem, sólo el 68% de las personas encuestadas estaría dispuesta a donar los organos de familiares cercanos.

Lo que pasa es que, una cosa es la encuesta, en donde respondes de una manera políticamente correcta. Ahí, 8 de cada 10 están dispuestos a donar sus órganos (79% de los encuestados). Otra cosa es cuando se ven enfrentados a la situación. Como se  ve, por datos reales, eso baja a un 40%. Tal vez nosotros seamos donantes, pero la familia después se niega. El llamado es a que los donantes hagan un trabajo de concientización para que donen los órganos cuando ya se fallece”, comentó Riquelme.

Una segunda oportunidad
Para Bernardita Celis, coordinadora de Formación Integral de la U. San Sebastián, el haber sido trasplantada de páncreas y riñón fue una especie de segunda oportunidad. La profesional explica que pasó por muchas etapas emocionales: desde temor, decepción, tristeza, fortaleza interior, fe, amor propio y ganas de salir adelante. “Y como todo proceso, hay que vivirlo”, dijo.

En la actualidad, lleva una vida prácticamente normal. “¿Qué me ha permitido el trasplante? Me ha permitido volver a soñar, volver a proyectarme, porque en realidad los planes cuando uno esta esperando un trasplante, todo era incierto. Por ejemplo, si quería salir de vacaciones, era muy difícil que pudiese ir a una playa donde hubiese un Centro de Trasplante; tenia que pensar bien que debía llevar mis remedios a cierta hora. El volver a soñar es algo que cualquier persona quisiera y no esperar algo externo para que uno pueda seguir viviendo”, manifestó Bernardita.

Durante la actividad, tanto Dunia Roje (del Ministerio de Salud) como Patricio Fuentes (de la Unidad de Procuramiento de Órganos en Puerto Montt) también relataron sus experiencias laborales en el trabajo con las familias, trabajando con las emociones, siendo muy delicados a la hora de abordar esta temática y aclarando varios conceptos en relación a los requisitos que se deben cumplir para ser donante y, además, compatible. 

En la ocasión, ambos profesionales coincidieron en que la donación es un acto o una acción que permite asegurar la cadena de vida de las personas.