Establecen los primeros cimientos para nuevo Centro de Prevención de la Violencia

06 de junio de 2017

Estudiantes de  Trabajo Social y Arquitectura entregaron los primeros avances de sus investigaciones y propuestas para el levantamiento del Centro de Prevención de la Violencia que emplazará la Fundación Ciudad del Niño en Conchalí.

Cifras de la última encuesta CASEN indican que de los 4.414.927 menores de 18 años que habitan en Chile, un 22% vive en situación de pobreza por ingresos, mientras un 7,5% lo hace en pobreza extrema. Una realidad que preocupa, fundamentalmente porque son los niños y jóvenes quienes forjarán el futuro del país y es por ello que es necesario otorgarles la mayor cantidad posible de oportunidades.

Frente a esto, la Universidad San Sebastián y la Fundación Ciudad del Niño se comprometieron para trabajar juntos con el objetivo de contribuir a mejorar la situación de niños y adolescentes en situación de mayor vulnerabilidad, mediante el proyecto de Centro de Prevención de la Violencia que se levantará en Conchalí.

Así, más de veinte estudiantes de las carreras de Trabajo Social y Arquitectura entregaron sus primeros avances para la concreción del proyecto de creación del Centro. 

De esta forma, estudiantes de Trabajo Social contribuyeron con el desarrollo del diagnóstico socio territorial, a través del levantamiento de información comunitaria desde el enfoque de prevención ambiental, liderados por el profesor Claudio Andrade; mientras que alumnos de Arquitectura generaron un estudio y discusión que da paso a la posterior generación de proyectos de rehabilitación del centro comunitario, guiados por el académico Tomás Villalón.

“La experiencia nos indica que un peso invertido en protección, equivale a 100 pesos en cárcel. Y creemos que nuestra mirada no debe ser hacia la cárcel, sino que focalizar inversión y recursos en prevenir a tiempo los fenómenos conducentes a una disrupción”, mencionó Edmundo Crespo, director de Fundación Ciudad del Niño.

Por su parte, el rector de la USS, Hugo Lavados, destacó que “para nosotros, los trabajos de este tipo tiene que ver con colaborar en resolver problemas de la comunidad y en ayudar a captar las nuevas problemáticas, mejorando la metodología del proceso de aprendizaje de nuestros alumnos”.