Estudiantes USS Concepción lograron primer lugar en Concurso Nacional de Arquitectura Madera21-Corma

05 de septiembre de 2019

Cristián Monckeberg, ministro de Vivienda y Urbanismo; Manuel Enrique Bezanilla, presidente del directorio de ARAUCO y Juan José Ugarte, presidente de Corma Chile, entregaron el primer premio a los estudiantes Marcelo Luna, Ariel Concha y Óscar Carvajal.

 

Tres estudiantes de tercer año de Arquitectura de la Universidad San Sebastián, sede Concepción recibieron de manos del ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, el primer premio y una Mención de Honor en el XIV Concurso Arquitectura 2019: Teatro, Madera y Borde, convocado por Madera 21 y la Corporación Chilena de la Madera, Corma. La ceremonia tuvo lugar en el Centro Cultural Gabriela Mistral de Santiago, GAM.

Ariel Concha, Óscar Carvajal y Marcelo Luna fueron reconocidos por el proyecto “Teatro Muelle”, “un proyecto que realizamos como USS en una asignatura de taller en que se trabajó acorde a las bases del concurso. Una vez que concluimos el trabajo, lo postulamos y vinimos a la Semana de la Madera, en Santiago, a exponerlo”, explica Marcelo Luna.

En ese contexto les confirmaron que tenían un lugar entre los galardonados, pero fue toda una sorpresa enterarse que ese puesto era el primero. “Fue una emoción enorme. En mi caso, en mi primera experiencia académica como ésta, ganar un premio así ha sido increíble. Conocer otros estudiantes, otros proyectos y además conseguir el primer premio recién en tercer año de carrera fue algo espectacular”, reflexiona Luna.

El proyecto, un teatro desarrollado en madera, “acoge elementos propios de la zona, que nos sirvieron para dar forma y espacialidad a la propuesta, con dos elementos centrales de lo rural: la casa patronal chilena y el horno de ladrillos. Estos tributaron en las condiciones de todo el proyecto”, señala el estudiante.

El concurso de Arquitectura Madera 21-Corma 2019 invitó a estudiantes de Arquitectura a diseñar un teatro contemporáneo en madera, inserto en la “condición de borde”, llamando a resolver su emplazamiento, programa y su diseño desde la técnica del material. El anteproyecto debía considerar un cuerpo arquitectónico capaz de alojar muestras flexibles de teatro, música o manifestaciones culturales diversas de cada lugar.

Los premios contemplaron un 1er, 2do y 3er lugar, además de menciones honrosas, así como también el proyecto más votado por el público. Una de esas Menciones de Honor también recayó en un grupo de estudiantes de la UNiversidad san Sebastián

Para Roberto Barría, decano de Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la U. San Sebastián, “ganar el premio de un concurso en que la madera es la protagonista es, precisamente, la experiencia de vincularse con el territorio y sus sistemas productivos. Hay un uso del material propio de la zona, donde se propone una sostenibilidad que es la aplicación del material que allí se dispone”, señala.

“La Universidad imparte la carrera en diferentes ciudades del país, y cada sede tiene de alguna manera un compromiso con la territorialidad de la zona y, por lo tanto, la productividad y el conocimiento de lo que significa el material que predomina en cada uno de sus territorios. Eso da cuenta del compromiso que tiene la formación de la arquitectura con la localidad”, afirma el decano, quien valora la capacidad de formación, en la que hay un aprendizaje de competencias. También lo que significa proyectar, “y eso tiene que ver con fortalecer la productividad de la zona. Hay dos valores: formación universitaria e identidad con el territorio”, puntualiza.

David Caralt, director de la carrera en la sede Concepción, no solo destaca el que los sebastianos hayan obtenido tanto el primer lugar como la mención de honor, sino además que se trata de estudiantes de tercer año. “Ellos se han medido con pares mayores que ellos, con estos grandes resultados”, concluye.

ES EL FRUTO DE HACER LAS COSAS BIEN.