Ministerio de la Ciudad para las Personas

06 de diciembre de 2018

En el mundo que vivimos, la ciudad debe ser construida en conjunto con la ciudadanía. Pablo Fuentes, académico de la Escuela de Arquitectura señala que la inspiración del proyecto de ley obliga a poner el acelerador en la materialización de nuevos espacios públicos. 

ministerio ciudad

El proyecto de ley de Integración Social y Urbana, presentado por el Presidente Sebastián Piñera junto al Ministro de Vivienda y Urbanismo, modifica la actual Ley General de Urbanismo y Construccionesincorporando los siguientes temas:

  1. Cambia el nombre del MINVU a Ministerio de Ciudad y Vivienda (MINCIV), moviendo el énfasis histórico del Ministerio de políticas de vivienda hacia políticas urbanas y territoriales.
  2. Crea la figura de zonas de integración en las que el MINVU podrá aumentar unilateralmente la constructibilidad de una parte de la ciudad, sin mediar una modificación de los instrumentos de planificación territorial vigentes (regional y comunal), siempre que se incorpore cuotas de vivienda para grupos vulnerables (20%) en los futuros proyectos inmobiliarios. El proyecto de ley busca aumentar la densidad en zonas que ya cuenten con un estándar adecuado de equipamientos y servicios y que puedan recibir nuevas viviendas sin amenazar la capacidad de carga actual.
  3. Recoge los conceptos promovidos por el arquitecto urbanista danés Jan Gehl (“Humanizar nuestras ciudades”), quien estuvo en nuestro país en octubre pasado y que es el líder en la recuperación del espacio público para las personas en el mundo.

pablo fuentesAl respecto, Pablo Fuentes, académico de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad San Sebastiánseñala que “celebramos la intención de poner prioridad a los temas de ciudad, tan importantes como reducir el déficit habitacional endémico de nuestro país. Sin embargo, debemos poner cuidado en que las Zonas de Integración no sean un golpe centralista al proceso paulatino de transferencia de competencias iniciado en 1992 con la creación de los gobiernos regionales y que en 2020 tendrá a los primeros gobernadores electos de nuestro país. Si bien se reconoce la necesidad de entregar una coordinación a las áreas metropolitanas mediante planes reguladores comunales coherentes entre sí, es mejor que esa visión de ciudad sea llevada por los propios gobiernos regionales y no por una institución de escala nacional como el MINVU”.

“Es fundamental, que en nuestro país, las familias más vulnerables tengan acceso a localizaciones centrales de la ciudad, por lo que las cuotas de vivienda económica en cada proyecto inmobiliario van en la senda correcta. Es de esperar que la integración no sea solo la excusa para validar socialmente la dinamización del rubro de la construcción. Poner el foco en las personas significa tratar a los grupos vulnerables como el centro de la intervención y no como un requisito para aumentar la normativa para construir más”, explica Fuentes.

Por otro lado, inspirarse en Jan Gehl para establecer las prioridades de gestión en materias de ciudad y vivienda es tremendamente esperanzador. Sin embargo, el docente comenta que, “dicha inspiración exige también poner el acelerador en la materialización de nuevos espacios públicos, aumentando recursos en el actual programa de dicha área, flexibilizando la metodología de selección y de diseño de los proyectos a ejecutar incorporando métodos de análisis y creación innovadores que permitan pasar de lugares de lenta materialización, costosos y con escasa participación ciudadana, a espacios de rápida ejecución, de costo razonable y que dialoguen con la población beneficiaria”.

“Creo que en estos tiempos, se requiere hacer espacios públicos de menor escala, pero con alto nivel de gestión, alto impacto y co-creados con la ciudadanía, que permitan llegar a tiempo con intervenciones de calidad a todos los rincones del país”.