Estudiantes de la USS construyen bibliotecas en la IV Región

43 alumnos de la Universidad San Sebastián trabajaron durante una semana en Barraza y Salala, ambas localidades de la IV Región. Desde ahora los escolares del lugar contarán con bibliotecas para lectura.

Las localidades de Salala y Barraza acogieron durante una semana a 43 alumnos de distintas carreras de la Universidad San Sebastián, sede Santiago, para construir obras sociales para las comunidades de la zona.

Así, los escolares de Salala ya cuentan con una biblioteca construida en la escuela del sector y que será el punto de encuentro para los estudiantes del recinto, además de la instalación de tres juegos infantiles para los niños salaleños.

En esta oportunidad, los trabajos de verano de la USS cuentan con la participación de alumnos de primer año, quienes apoyados por sus apoderados vivieron de manera diferente su ingreso a la Universidad. Isabel Pacheco, directora DAE Santiago, explica que “en esta ocasión los alumnos hicieron trabajo comunitario para los habitantes de Salala, especialmente para los niños que desde ahora cuentan con biblioteca para estudiar. Esta es sin duda una excelente instancia para desarrollar habilidades como la motivación y liderazgo, y ser un aporte a la sociedad como persona y profesional”.

Una mano de ayuda

Rodrigo Senn, estudiante de 3° año de Educación Física de la USS y jefe de la comunidad de universitarios que trabaja en Salala, explica que “la construcción de la biblioteca será de mucha utilidad para los escolares y sus familias que además de instruirse, podrán hacer reuniones de apoderados”.

Para José Ignacio Rojas, alumno de primer año de Pedagogía en Educación Física de la USS, esta actividad tiene otra connotación. Es oriundo de Ovalle, por lo que participar en trabajos de verano en una localidad de su región, apenas recién matriculado en la USS, fue una gran oportunidad. “Trabajar construyendo una biblioteca y juegos infantiles para los habitantes de Barraza te engrandece como persona, porque estás atento a ayudar a los niños y a sus familias. Con esta construcción, los escolares se podrán educar mejor, participar en actividades que los formen como personas y también se podrán recrear con los juegos que instalamos”, afirmó.

A lo anterior, Florencia Retamal, alumna de 2° año de Medicina y jefa de la comunidad de universitarios en Barraza, agrega que “antes de partir ni siquiera conocíamos a donde íbamos, pero estar acá es otra cosa. El lugar es muy lindo, la gente es distinta, muy cálida y hospitalaria, no es a lo que estamos acostumbrados en Santiago”.

Los más felices son Matías y Fernando, de 9 y 7 años respectivamente, quienes manifestaron su alegría por los nuevos juegos instalados en la escuela de Salala. “Somos de Ovalle y pasamos las vacaciones acá porque nuestra abuelita vive aquí, estamos contentos porque ahora tenemos juegos nuevos, pero también hicimos amigos, los niños que están construyendo”, comentan.

Estos trabajos de verano de la sede Santiago se suman a los ya realizados por los alumnos de Concepción en Callaqui y Ralco Lepoy, en Alto Bío Bío; los de Puerto Montt en Puqueldón, y los de Osorno y Valdivia en el sector El Caulle, en la comuna de Puyehue.

Noticias relacionadas

Volver | Subir

Política de Privacidad